Ayuda para los que buscan trabajo

A continuación te presentamos algunas orientaciones, consejos y recomendaciones para las personas que buscan trabajo, de acuerdo al siguiente índice:


  1. La elaboración del currículum vitae
  2. Errores frecuentes en el currículum vitae
  3. Las mentiras en el currículum vitae son fáciles de detectar
  4. Cuida tu perfil en las redes sociales
  5. Cómo prepararse para una entrevista de trabajo
  6. Qué te pueden preguntar en una entrevista de trabajo
  7. Lo que tú no debes preguntar en una entrevista de trabajo
  8. Consejos para tener éxito en una entrevista de trabajo
  9. Cómo sacar mayor provecho de una pasantía
  10. Cómo conservar y promocionarse en un trabajo

LA ELABORACIÓN DEL CURRÍCULUM VITAE


La elaboración de un buen currículo (CV) es fundamental a la hora de buscar trabajo, pues es el primer acercamiento que existe entre un Postulante y un Empleador. Además, nos permite definir nuestros intereses y poder clasificar y especificar nuestros conocimientos, competencias y experiencia.

Nunca hay olvidar que un buen currículo consigue entrevistas y una buena entrevista consigue un trabajo.  Por ello, es muy importante prestar mucha atención a la hora de confeccionarlo.

Muchos CV tienen errores de organización de la información, además, otros tienen documentos que les falta información o que ésta es incompleta. Esto genera que los Postulantes queden fuera del proceso de selección.


¿Cómo hacer un buen currículum?

Cuando hay que buscar trabajo, lo primero es elaborar un buen currículum, capaz de reflejar de forma adecuada los estudios realizados, y la experiencia laboral. Te asesoramos para que consigas una correcta redacción y presentación.

Elige un modelo:
Existen tres modelos, pero, cuando se puede aportar experiencia, es mejor seleccionar entre los dos últimos.

  1. Currículum cronológico
    El orden en el que se relatan los datos comienza por los más antiguos hasta terminar con los más recientes. Es un modelo sencillo e ideal cuando al candidato no le sobra experiencia.
     
  2. Currículum inverso
    Al contrario que el anterior, se refleja la experiencia laboral, empezando por el último trabajo para irse remontando al inicio de la carrera profesional. Permite destacar las mejores ocupaciones que, por regla general, se han tenido en los últimos años de trabajo.
  3. Currículum funcional
    En este modelo se agrupan las experiencias según las funciones desarrolladas en bloques independientes. Por ejemplo, la experiencia en marketing, en ventas, etc. Tiene como ventaja que, de un plumazo, se puede comprobar la preparación del postulante en un área determinada. Es un modelo idóneo para aquellos que han estado desempleados en alguna ocasión a lo largo de su vida. Es la mejor forma de que pase desapercibido.
  4. Currículum por competencias
    Se utiliza cuando se han adquirido competencias en la experiencia cotidiana, fuera de los esquemas del aprendizaje formal. Se estructura en capacidades y aptitudes sociales, organizativas, técnicas, artísticas.
  5. Redáctalo adecuadamente
    Una vez seleccionado el tipo de currículum, veamos la mejor forma de redactarlo, siempre teniendo en cuenta que debe ser hecho a la medida de la empresa a la que vamos a enviarlo. Una mala redacción te deja afuera en seguida.
No olvides incluir:

Datos personales:
  1. Nombre y apellidos, Número de Cédula de Identidad, domicilio, teléfono y E-mail de contacto. La fecha de nacimiento, es opcional.
  2. Evita mencionar otros datos personales que no le soliciten (estado civil, hijos, etc.)
  3. La fotografía no debe adjuntarse si no la piden, pero si es así, se debe poner una de tamaño algo mayor que una foto carnet, de calidad aceptable y reciente.
Estudios:

Contempla tres aspectos:
  1. Estudios. Estudios formales que se cursaron ordenados por fechas.
  2. Otros estudios. Incluye en este apartado la formación no formal, como Cursillos, Seminarios, Conferencias, etc. Si son muy numerosos, selecciona sólo aquellos que den crédito a tu preparación en la materia en la que quieras trabajar.
  3. Idiomas. Hay que hacer constar las lenguas extranjeras que se conocen, especificando el nivel: leído, hablado y escrito. Si el nivel es muy bajo, es mejor no reflejarlo.
Experiencia:

No hay que olvidar ninguna experiencia práctica, sobre todo en relación con el puesto solicitado:


  1. Puesto y nivel desempeñado.
  2. Empresa, Organismo.
  3. Funciones más importantes.
  4. Formación recibida en la empresa.
  5. Fechas de comienzo y fin de contrato.

Si piden que se incluyan referencias, habría que contactar con ellos para pedir su consentimiento, se deben indicar su nombre y apellido, dirección de trabajo, teléfono y cargo que ostentan.

Otros datos:

Si se considera conveniente puede hacerse mención a actividades en asociaciones, o a cargos desempeñados en alguna organización, siempre y cuando este de alguna manera relacionada a la actividad de la empresa o al puesto de trabajo a la que se postula o aquellas que reflejen actitudes humanas o sociales.

También es conveniente mostrar la disponibilidad horaria.

Preséntalo correctamente –cuidar la estética de la impresión

Utilizar papel de buena calidad y una buena impresión.
No abusar de los diferentes tipos de letras de la computadora, ni de una mixtura de colores.
Dejar márgenes suficientes en la configuración de página y apartados bien diferenciados.
Ser conciso, breve y claro.
Entregar siempre el original y guardar una copia.
Anteponer una carta breve y conceptuosa de presentación, haciendo referencia a que tomaste conocimiento del puesto vacante en la Web de Bolsa de Trabajo INFOCAL, que te sientes complacido en ofertar tus servicios para la Empresa, etc.


ERRORES FRECUENTES EN EL CURRÍCULUM VITAE

Utilizar un lenguaje poco claro: Un CV mal redactado o con errores ortográficos, muestra despreocupación del postulante. Revísalo y se recomienda pedirle a alguien que revise el documento antes de mandarlo.

Exagerar respecto a las funciones y cargos desarrollados: Establecer más funciones o responsabilidades de las que realmente te asignaron puede generar dudas al evaluador respecto a la veracidad de la experiencia, lo que podría condicionar la posibilidad de ser preseleccionado.

Establecer conocimientos o competencias con la que no se cuente: Es importante ser objetivo, sincero y claro, a la hora de exponer tus conocimientos y habilidades. Por ejemplo, no establecer un nivel de inglés superior al que realmente se tiene, porque cuando se ofrece un trabajo que tiene como requisito el manejo de otro idioma, esto siempre será probado a través de una prueba técnica.

Describir la trayectoria laboral de forma muy extensa: No hay que olvidar que el currículo es un resumen del historial profesional. Si pones demasiado detalles corres el riesgo que la persona que lee el CV pierda la concentración y el interés en el documento.

Ser redundante y alabarse a sí mismo: Al definirte, hazlo de forma clara, organizada y acotada. Poner un resumen que destaque características personales como ser proactivo, simpático, responsable, más que los logros obtenidos profesionalmente, entrega una impresión negativa a los evaluadores y esto puede ser causa de quedar fuera del proceso de selección. Ninguna empresa quiere tener un empleado egocéntrico.

Incluir información inapropiada, como tu altura, datos de tu familia o una lista excesiva de pasatiempos. Si tus hobbies tienen relación con el puesto al que estás postulando, escríbelos. Si no, deja esa información para ti, ya que puede dar la impresión que el postulante no tiene mucho de qué hablar respecto de su carrera. Además, no pongas en tu contacto correos como sexy88 o camilitalinda1313, porque puede verse menos profesional y demuestra poca preocupación por los detalles.

Utilizar términos muy técnicos y palabras rebuscadas: Su uso dependerá del cargo al que se está postulando. Aunque existen postulaciones donde esta es información muy relevante, en otros casos sólo confunden al reclutador. Además, podrías parecer pedante, por lo que es mejor utilizar un lenguaje sencillo y cercano, sin caer en lo vulgar o coloquial. Dar a conocer tendencia política, sindical o religiosa tampoco es bueno. No sabes quién leerá tu CV ni tampoco cómo esa información puede influir en la decisión final.

Hablar de remuneraciones, rentas, bonos o beneficios económicos: Durante la entrevista tendrás oportunidad para hacerlo.

Si no cuentas con amplia experiencia profesional, bueno entonces es destacar la formación académica y las áreas de interés laboral. Asimismo, aunque suene a obvio, no pueden faltar por ningún motivo los datos personales, formación académica, experiencia profesional y otros datos, como manejo de programas o idiomas.

En definitiva, hay que ser claro respecto a las actividades en la que se vaya a postular. Es importante adaptar el CV de acuerdo al trabajo al que se está postulando, resaltando las labores relacionadas al cargo ofrecido. "Facilita el conducto regular para la postulación y lo pone sobre los otros candidatos".

El currículum vitae es nuestra carta de presentación, este breve documento tiene el poder de abrirnos o cerrarnos las puertas para obtener un trabajo.

En primera instancia, un CV debe de ser breve y conciso, y debe de cuidar mucho la ortografía, ya que una falta puede ser causa para no ser tomado en cuenta.

Ten presente que.



  • Calificaciones y promedios de la escuela. A nadie le importa si tuvieron alta, mediana o baja nota en la primaria o en la secundaria. Quienes agregan datos así de específicos lanzan un perfil muy cerrado.
  • Estado civil. No tienen que especificar si están en unión libre, si tienen pareja o están divorciados. Realmente eso no es importante cuando se está hablando de capacidades laborales.
  • Pasatiempos. Si juegan tenis o practican yoga, es algo que tiene sin cuidado a su nuevo probable jefe. No confundan un CV con su perfil de Facebook. En cuestiones laborales interesa más la capacidad, experiencia y los conocimientos
  • Palabras decorativas. No quieran quedar como literatos que manejan la lengua española a otros niveles si en realidad no lo hacen. Es muy fácil detectar quién sabe lo que dice y quién no.
  • Frases inseguras. No usen palabras como: "creo", "tal vez", "a ver qué sucede", "más o menos", "algo de experiencia", "por ahí de", "medio bueno para", etc.
  • Cursos no relacionados a la vacante. No quieran parecer los más competentes del mundo llenando de paja el CV: los cursos de “entretenimiento”, no cuentan. Tampoco anexen congresos o seminarios a los que asistieron hace 10 años.

LAS MENTIRAS EN EL CURRICULUM VITAE SON FÁCILES DE DETECTAR
Es más fácil de lo que te imaginas reconocer mentiras en los Currículums.

Los Empleadores utilizan algunos Tips para no ser engañados y detectar cualquier mentira en una hoja de vida:

En la entrevista, no sólo se dejan guiar por el currículum, realizan entrevistas a varios postulantes, para evaluar a los que tienen más potencial para el puesto disponible; pues es la manera de averiguar cosas sobre la persona que probablemente contratarán.

Para evitar errores de "intuición", algunas veces son dos los que te entrevistarán.

Ahora con el Internet es mucho más fácil conocer si lo que el postulante dice en su currículum, es verdad o no; así de fácil pueden descubrir si estás mintiendo.

Más allá de las Referencias que menciones, pueden hacer otras consultas para obtener datos de tus actitudes laborales y personales.

Mentiras como el nivel de estudios y cursos aprobados, son más fáciles de detectar de lo que te imaginas, con ´solo una llamada telefónica.

Muchos desconocen los idiomas que dicen en su currículum o no poseen el nivel que dicen tener. El Empleador te puede hacer la entrevista en el idioma que dices saber.

Otros postulantes dicen haber trabajado en ciertos lugares y en realidad nunca presentaron sus servicios para dicha empresa; lo hacen con el fin de "llenar" el currículum y muchas veces las empresas que mencionan ni siquiera existen.

Así que al escribir tu currículum, apégate a la verdad, pues puedes ser descubierto fácilmente.



CUIDA TU PERFIL EN LAS REDES SOCIALES

Ahora, los jóvenes pueden ser rechazados en un trabajo por su perfil en redes sociales.

Las empresas suelen revisar redes sociales para determinar si la persona es adecuada para el puesto de trabajo.

Uno de cada 10 jóvenes que ha solicitado trabajo es rechazado debido a su perfil en las redes sociales y a los contenidos que sube. Es el resultado que dio a conocer People´s Consumer Confidence (YPCC) luego de haber consultado a 6 mil jóvenes de 6 países diferentes, sobre el impacto que tienen los medios sociales.

Las empresas suelen buscar los perfiles de quienes han solicitado un puesto con ellos, analizando desde las fotos hasta los contenidos; con lo que recaban información para saber si es el candidato adecuado o no. Sin embargo, los jóvenes no suelen actualizar sus perfiles de redes sociales para agradar a posibles empleadores, sino para hacerlo con sus amigos.

De hecho, dos tercios de los encuestados no se preocupan de que sus perfiles puedan dañar sus expectativas laborales y desisten de cambiar o modificar su contenido en las redes sociales.

Desafortunadamente, ese optimismo no es igual al que tienen las empresas respecto a la decisión de no contratar a alguien en base de los perfiles de sus redes sociales. Mientras tanto, los jóvenes no se preocupan por este aspecto y no todos estarían dispuestos a cambiar en base a este factor.

Evita prácticas como mentir, colgar contenidos inadecuados, hablar mal de las empresas y compañeros anteriores o desatender tu reputación online. “Lo que digas en las redes te perseguirá para siempre”.



CÓMO PREPARARSE PARA UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Sin duda, la entrevista laboral es una de las etapas clave en todo proceso de selección de personal, porque es la oportunidad para demostrar la preparación, el desarrollo profesional, los logros obtenidos, y la experiencia, entre otros. Es por ello que es fundamental prepararse bien para la entrevista si se quiere ocupar un determinado cargo en una empresa.

Es en esta instancia cuando el reclutador analiza el perfil personal del postulante, su capacidad profesional, sus habilidades y competencias para el cargo, la compatibilidad con la empresa y su motivación por el puesto.

Los gestos, el tono y la forma, a menudo expresan incluso más que el propio mensaje. Para ello, una buena estrategia antes de acudir a la entrevista de trabajo es tener claro nuestras fortalezas y debilidades, tomando ventaja de las primeras para ejemplificar lo que nos pregunta el reclutador, y de las segundas para especificar qué debemos hacer para mejorarlas.

Muchos de los postulantes que se rechazan en un proceso de selección, es debido a una mala entrevista. Otros menos, es porque no poseen las competencias para el cargo, obtienen malos resultados en las preguntas y/o poseen malas referencias laborales.

Entendiendo la importancia de una buena entrevista de trabajo, hay cosas que definitivamente se deben evitar si se logra llegar a esta instancia.

Errores a evitar en una entrevista laboral


  1. Ser impuntual en relación a la hora de citación. Devela falta de interés, de responsabilidad y escasa preocupación por el tiempo del otro; en este sentido, es preferible asistir con unos minutos de anticipación.
  2. Ser descuidado en su presentación personal. Nunca hay que olvidar que la instancia de entrevista es formal y la vestimenta debe estar de acuerdo a esto, por lo se deben evitar los excesos o descuidos, preocupándose por mantener una presentación impecable.
  3. Tener una apertura débil. Todo buen vendedor tiene, quizá, un máximo de tres minutos para enganchar a su comprador. Lo mismo ocurre en una entrevista, por esto debes demostrar cuan atractivo eres como candidato desde el inicio. Muéstrate confiado y seguro de ti mismo.
  4. Quitar la iniciativa al entrevistador. Todo postulante debe comprender que quien controla la entrevista es el entrevistador y no al revés. Por lo mismo, tampoco se debe interrumpir al evaluador, expresa falta de respeto. Es él, quien hace las preguntas, maneja los tiempos y le pone fin. Si el postulante se da cuenta que se ha omitido algún hito o hecho relevante de su currículum, "la recomendación es que lo mencione de la manera más natural posible".
  5. Entregar información falsa. Existe un alto número de personas que trata de falsear su experiencia o logros profesionales. No obstante, es muy probable que el entrevistador se percate de esto y automáticamente deje a la persona eliminada del proceso de selección.
  6. No conocer la empresa para la cual te están entrevistando. No contar con una noción general de la empresa, su visión, misión, áreas en las que se desempeñan, productos que comercializan y/o proyectos en los que puedan verse involucrados, es mal visto por los evaluadores. El desconocer de la organización es una terrible impresión al entrevistador. Y peor aún, ¿Cómo sabrás venderte de forma atractiva si no sabes lo que el empleador está buscando?
  7. Expresarse de manera negativa de la empresa o jefes anteriores. Independiente de la salida que se haya tenido, siempre es recomendable tener un discurso enfocado a los aspectos positivos de las experiencias anteriores. Si esta no cumplió sus expectativas, siempre se puede enfocar como un aprendizaje.
  8. Carecer de una visión profesional. No tener claridad sobre dónde se quiere estar profesionalmente en los próximos años y qué pasos hay que dar para llegar a ese lugar es una clara señal que la persona es insegura y que tiene escasa claridad de sus intereses.
  9. No manejar al detalle su propio CV. Su discurso debe estar acorde a la información entregada. Olvidar hitos de su vida profesional o no saber de los periodos laborales denota poca seriedad y genera desconfianza.
  10. No responder directamente las preguntas que se le realizan. Responder con evasivas o de forma extensa, pero de poco sustento, podría connotar algún interés de querer ocultar información y/o evitar que alguna situación quede al descubierto. Ejemplificar con situaciones concretas y reales es una buena forma de comunicar lo que el reclutador necesita medir.

Además, te recomendamos:

No postularte a vacantes sin cubrir el perfil. ¿Por qué las empresas piden tantos requisitos? Es muy cierto que para muchas vacantes, sobre todo profesionales, el perfil puede ser bastante exigente. La razón es que hay alta demanda de empleo y poca oferta. Esto hace que las empresas sean más rígidas en su proceso de selección. Si sueles postularte a vacantes a pesar de no cubrir los requisitos indispensables no te sorprenda no recibir respuesta

Ir a la entrevista sin prepararte. Un buen candidato se prepara para la entrevista de trabajo: prepara respuestas para las preguntas comunes, hace una lista de ejemplos de sus logros y desafíos profesionales, investiga sobre la empresa o la industria y practica para llenarse de confianza. Puedes intentarlo y aumentar tus posibilidades de obtener el empleo o acudir a muchas entrevistas de trabajo sin prepararte y sin ver resultados

Dejar de actualizar tus referencias laborales. La mayoría de las empresas solicitan referencias laborales y un alto porcentaje las verifica. Si el reclutador realiza las llamadas y no obtiene respuesta tu proceso de selección está en riesgo. Antes de iniciar tu búsqueda tómate el tiempo de asegurarte que los números de tus contactos están actualizados y avísales que estás buscando empleo pregunta si te permiten proporcionar sus datos para dar referencias sobre tu trabajo

Apostarle a una sola opción. Tan negativo es iniciar tu búsqueda sin tener claro qué área te interesa y cuál es tu puesto objetivo, como ser inflexible a la hora de conocer las opciones disponibles. La realidad es que el mercado laboral no siempre ofrece lo que esperamos. Si llevas meses esperando una oportunidad para determinado puesto con determinado salario, sin resultados, hay dos posibilidades: que no exista oferta con esos criterios o que no cubras el perfil. Ponte un límite de tiempo en tu búsqueda y expande tus opciones en caso de no tener éxito.

No te centras sólo en ti. Ninguna empresa está obligada a emplearte, es una realidad que a veces perdemos de vista. Aunque tengas la seguridad de ser un excelente elemento tu labor al buscar empleo es convencer a la empresa de que le va a beneficiar contratarte. Evita centrar tu búsqueda sólo en lo que tú quieres o necesitas y concéntrate en mostrar en tu Currículum y en la entrevista porqué ambas partes ganarán. Recuerda: si logras probar que eres la persona indicada para el puesto, sin duda obtendrás el trabajo.



QUÉ TE PUEDEN PREGUNTAR EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Te presentamos una lista de las preguntas que te pueden hacer en una entrevista de trabajo. Una entrevista de trabajo puede poner a la mayoría de las personas más nerviosas que una primera cita amorosa. Queremos aparentar no estar desesperados pero tampoco desinteresados. Queremos agradar a la persona frente a nosotros y hay quienes llegan incluso a mentir o "maquillar" la realidad por la ansiedad que les causan algunas preguntas.

"No mientas en tus respuestas", recomiendan todos los expertos y se recomienda: mejor prepara tus respuestas.



  • Háblame de ti mismo
  • Cuáles son tus tres principales virtudes y tus tres principales defectos
  • Cuéntame alguna vez que hayas resuelto con éxito una situación problemática
  • ¿Qué gana la empresa si te contrata a ti en lugar de a otro candidato? / ¿Qué elemento diferencial aportas?
  • Si fueras tú el encargado de realizar esta selección y yo fuera el candidato, ¿qué cualidades te gustaría que yo reuniera?
  • ¿Te gusta trabajar con gente o prefieres trabajar solo?
  • ¿Te consideras un líder o un seguidor? ¿Por qué? (Conoce el porqué de todas las preguntas, pero no lo menciones a menos que te lo pregunten.)
  • ¿Cuál fue la decisión más importante que adoptaste en el pasado?
  • Defínete a ti mismo con cinco adjetivos calificativos. Justifícalos.
  • ¿Qué has aprendido de tus errores?
  • ¿Acabas lo que empiezas?
  • Piensa en......un profesor, un amigo, tu novio/a. Si yo le preguntara cómo eres tú, ¿qué crees que contestaría?
  • Si todos los trabajos tuvieran la misma remuner